GracuaciónEl pasado 28 de julio, en el Auditorio García de Concha del INTEC, se realizó la graduación del Diplomado de Género, Masculinidades y Derechos Humanos, en el cual participaron 37 personas. Durante el acto de entrega de certificados, la sra. María Málvarez, pronunció las palabras de cierre, destacando la trascendencia de las lecciones aprendidas y compartidas durante el diplomado.

A continuación las palabras de María Málvarez:

Buenas tardes,

En primer lugar, gracias a todas y todos por venir.

El diplomado de Masculinidades, Género y Derechos Humanos, del que hoy nos hacen entrega de certificados, supuso para todas y todos nosotros una intensa experiencia, no sólo de conocimiento teórico, sino también de auto conocimiento, supuso una mirada a nosotros y nosotras mismas, un análisis de nuestras vivencias como hombres y mujeres, un análisis, sobre todo, de cómo el modelo de masculinidad hegemónica nos afecta a unos y a otras y cómo nos ha venido afectando y se ha ido manifestando a lo largo de nuestras vidas y en los diferentes espacios que hemos venido ocupando. A lo largo de todas las jornadas que compartimos surgieron reflexiones, discusiones, debates que, en muchas ocasiones, quedaron inconclusos, ya que cuando de género y masculinidades se trata, aparecen, muy a menudo, opiniones enfrentadas.

ACH_2629

Lo que sí pudimos consensuar de forma unánime, es que el modelo hegemónico de masculinidad da lugar a relaciones de poder desiguales, en las que el hombre, por serlo, tiene una serie de privilegios, un poder, que es validado por la sociedad patriarcal en la que vivimos. Estas relaciones de poder desiguales dan lugar a situaciones de discriminación, violencia y violación de derechos humanos, situaciones en las que las principales afectadas somos las mujeres.

En República Dominicana hay una media de 200 feminicidios anuales causados por esas relaciones de poder desiguales, así como un sinfín de manifestaciones de violencia de género a causa de esta misma razón.

El modelo hegemónico de masculinidad es una construcción social y, por tanto, puede ser deconstruido; este diplomado no fue solamente un espacio de reflexión, análisis y debate, sino también un espacio de asunción de compromisos que todas y todos asumimos. El primero de ellos, multiplicar a un grupo de personas de nuestro territorio, el contenido del diplomado, aunque de forma condensada, ya que lo hicimos en sesiones de 2 a 3 horas, y el más importante: el compromiso de seguir reflexionando sobre el tema y, sobre todo, intentar aportar a esa deconstrucción, desaprender y aprender de nuevo, aportando al cambio, a un cambio que dé lugar a una sociedad en las que las relaciones entre todas las personas sean sanas e igualitarias, siendo conscientes de que no hay una sola forma de vivir la masculinidad, sino una multitud, cada hombre tiene a su espalda una mochila con su biografía y es, a partir de esa mochila, que construye su propia masculinidad, una masculinidad que no tiene que ceñirse a la del modelo hegemónico, sino deslegitimar ésta.

Por empujarnos a asumir estos compromisos de tanta importancia para todas y todos y por la oportunidad de poder dialogar, debatir, reflexionar y discutir, sobre un tema tan apasionante y del que es tan necesario dialogar, debatir, reflexionar y discutir, el grupo de estudiantes que finaliza el diplomado de Masculinidades, Género y Derechos Humanos, le damos las gracias al Centro de Estudios de Género del INTEC, a las profesoras que nos acompañaron en las primeras jornadas, Mariela Jáquez y Elisa Sánchez, y a los profesores Héctor Núñez y Rutilio Delgado, que vinieron desde El Salvador para mostrarnos y hacernos partícipes del trabajo que realizan en la Escuela Equinoccio, y que nos regalaron 4 días llenos de pasión. Gracias a todas y a todos por esta gran oportunidad que disfrutamos y vivimos con mucho entusiasmo y con ganas de dar lo mejor de nosotras y nosotros, porque ha sido una experiencia única. No olvidamos nuestros compromisos: dialogaremos, reflexionaremos y pondremos de nuestra parte, tanto profesional como personalmente, para deslegitimar el modelo hegemónico de masculinidad y reducir de esta manera, los índices de violencia.

Gracias

María Malvárez

ACH_2582

 

Con el auspicio de:

Copyright © 2014 Centro de Estudios de Género-INTEC
Av. Los Próceres. Urb. Gala. Apartado Postal 342-9. Santo Domingo, R.D. | Tel. (809) 567-9271 ext. 284. | genero@intec.edu.do
Diseño y desarrollo por aMartinez