Megáfono

Foto Lorena Espinosa

SANTO DOMINGO.- La necesidad de alcanzar la igualdad de género, erradicar la violencia contra las mujeres y garantizar los derechos reproductivos y sexuales resaltan como prioritarios en las discusiones y debates para establecer la Agenda Post-2015, una iniciativa de las Naciones Unidas, que dará continuidad a los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Estas aspiraciones surgen en las mesas de trabajo que desarrolla la Organización de Naciones Unidas con instituciones y organizaciones de diversas naturalezas, representativas de los distintos sectores de la sociedad en cada país, como la celebrada en Santo Domingo.

Los aportes de cada ciudad están publicados en el portal de la delegación dominicana de la ONU en el enlace http://www.worldwewant2015.org/dominicanrepublic2015

Hay conciencia en los grupos de trabajo de la necesidad de incluir en la agenda estatal de los países el establecimiento de un marco legal que proteja y garantice el ejercicio pleno de los derechos humanos de las mujeres. En República Dominicana, esto implica monitorear leyes nuevas y otras ya promulgadas:

  • Ley 55-94 de acceso a la propiedad de la tierra;
  • Ley 24-97 sobre violencia intrafamiliar y contra la mujer;
  • Ley 12-2000 sobre participación política;
  • Ley 86-99 Que crea el Ministerio de la Mujer;
  • Ley 88-03 de Casa de acogida;
  • Ley 137-03 sobre Tráfico Ilícito de Migrantes y Trata de Personas;
  • Ley 166-07 Ley de municipios) y los Convenios internacionales (CEDAW, Convención de Belém do Pará) para saber cuáles se están aplicando y cuáles serán aplicadas.

De los grupos de trabajo surgieron propuestas como, por ejemplo, buscar  una reducción de 25% de los casos de violencia contra mujeres mayores  de aquí a 2030. Otra mesa sugirió la meta de 0% de mujeres víctimas de  violencia de género a la misma fecha.

En un plano más político y que busca la equidad de género en las  esferas de poder, el grupo propone que se persiga la meta de un 50% de las mujeres jóvenes en puestos de representación electiva y de toma de decisiones de aquí a 2030.

Pero esta meta implica una compleja agenda que va desde iniciativas comunitarias hasta la aprobación de marcos legales garantistas y de protección:

  • Revisión de las leyes que afectan y regulan la igualdad de género.
  • Creación de la Ley de paridad en el sector público y privado que garantice el acceso al mercado laboral en igualdad.
  • Ley de paridad en el acceso a las cúpulas partidarias.
  • Políticas de género en las empresas que amplíen la cuota de participación de género en jóvenes, espacios de toma de decisiones.
  • Ampliar la visibilidad del trabajo de las mujeres en las políticas.
    Ayudar a mujeres (y hombres) cuando son abusadas o maltratadas.
  • Creación de juntas de prevención de la violencia contra las mujeres,
  • Crear un observatorio de violencia municipal
  • Concienciar a la sociedad sobre el tema de violencia de género.
  • Fortalecimiento de sistema de atención integral a las víctimas de violencia.
  • Diseñar y ejecutar políticas que promuevan la igualdad de la mujer.
  • Fomento de la participación de las mujeres y del enfoque de género en las políticas públicas.
  • Implementar observatorios de políticas públicas para monitorear el enfoque de género

Muchas de las metas sugeridas coinciden con aspectos previstos en el proyecto de ley de Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres y el de Salud Sexual y Salud Reproductiva, que cursan en el Congreso Nacional y que reciben el apoyo del proyecto Voces Por los Derechos de las Mujeres, que desarrollan Profamilia y el Centro de Estudios de Género de INTEC, con el auspicio de la Unión Europea.

Como el tema de la igualdad entre hombres y mujeres amerita enfoques integrales, los grupos de trabajo proponen acciones y políticas para aplicar desde distintas esferas estatales:

  • Incluir en la asignatura de educación sexual (como el Programa de Educación Afectivo-Sexual – PEAS) de las universidades y de las escuelas los temas de diversidad sexual y un enfoque ampliado de género.
  • Crear mecanismos de monitoreo de la implementación  de las  políticas públicas que garanticen un   enfoque de género.
  • Fortalecimiento de la justicia para el cumplimiento de las leyes
  • Garantizar la igualdad de trato y atención médicas a todos y todas los ciudadanos sin discriminación hacia personas GLBT, PVViH, TRXS, UD, TS (trabajadoras sexuales), desde el enfoque de DDHH.

Desde el campo de la salud, se plantea respetar los derechos sexuales y derechos reproductivos de todos y todas, además de empoderar a la ciudadanía  sobre su derecho a  la salud sin discriminación por identidad de género,  raza, sexo, ideología política, orientación sexual o cualquier otra condición humana.

A 2020, habrá de lograrse el 75% de reducción de la mortalidad materna por casos prevenibles.

Se aspira además que el 30% del presupuesto público esté asignado para trabajar las políticas de igualdad y equidad de género.

Igualdad y equidad de género

Concientes de que la desigualdad de género y la violencia contra las mujeres se dan en un contexto y sobre una base de relaciones de poder, en el que la dependencia económica juega un papel fundamental, otro grupo de trabajo ha planteado fijar políticas y programas que garanticen la autonomía económica.

En esa misma lína de intención, se plantea que el 80% de las mujeres tengan acceso a trabajo decente (OIT) e igualdad de oportunidades, de aquí a 2025; además, que el 50% de los puestos de toma de decisión sean ocupados por mujeres.

El tercero de los objetivos del milenio consistía en eliminar las desigualdades entre los géneros en la enseñanza primaria y secundaria, preferiblemente para el año 2005, y en todos los niveles de la enseñanza para 2015.

“La realidad dominicana, según el Informe de Seguimiento de los ODM 2010: Se han logrado eliminar las brechas de acceso a la educación. Ahora son los hombres quienes aparecen en desventaja en relación a las mujeres”, reseña la ONU en su portal. Sin embargo, “en las áreas del sector político y del sector no agrícola, la proporción de mujeres con empleos ha aumentado muy lentamente”, añade.

 

 

 

Con el auspicio de:

Copyright © 2014 Centro de Estudios de Género-INTEC
Av. Los Próceres. Urb. Gala. Apartado Postal 342-9. Santo Domingo, R.D. | Tel. (809) 567-9271 ext. 284. | genero@intec.edu.do
Diseño y desarrollo por aMartinez