ConcentraciónSANTO DOMINGO.- “En sus manos está la vida de miles de mujeres” rezaba una de las pancartas más elocuentes levantadas la mañana de este miércoles frente a la sede del Congreso Nacional, en alusión directa a sus integrantes. Tras una masiva manifestación, el Colegio Médico Dominicano demandó a los cuerpos legislativos que aprueben sin demora las observaciones que hizo el presidente Danilo Medina a la ley del nuevo Código Penal, a fin de que se despenalice el aborto en determinadas circunstancias.

En compañía de la Coalición por los Derechos y la Vida de las Mujeres, el presidente del Colegio Médico, Pedro Sing, expuso a una comisión de diputados que les recibió que en los servicios de parto los médicos atienden a parturientas en situación delicada cuyos familiares les suplican que le salven la vida por encima de todo. Sostuvo que esa petición se da con madres católicas, evangélicas, creyentes y no creyentes, por lo que cree que con el respaldo a la penalización total del aborto hay una doble moral.

El vocero del sector médico consideró una tortura obligar a una mujer a mantener un embarazo fruto de una violación sexual.

A continuación el texto íntegro del comunicado:

Señoras y señores diputados, el Colegio Médico Dominicano y la Coalición por los Derechos y la Vida de las Mujeres, en representación de nuestros afiliados y afiliadas y de cientos de organizaciones representadas en la Coalición, hemos llegado hasta el Congreso Nacional para solicitarles acojan de manera positiva y sin demora la Observación del Presidente de la República al Código Penal con el propósito de establecer algunas excepciones a la penalización absoluta del aborto, de manera que este no sea punible cuando  peligra la vida de la mujer, cuando  ésta ha sido víctima de violación o incesto, o cuando el embrión o feto presenta malformaciones incompatibles con la vida.

La penalización absoluta del aborto anula los derechos fundamentales de la mujer, menoscaba su dignidad y su integridad  y la reduce a simple incubadora carente de derecho y autonomía para tomar  decisiones sobre su salud y su vida. Como médicos, tenemos la responsabilidad ética y moral de tomar decisiones orientadas a garantizar la salud y la vida de las personas, y en este caso de la mujer, apegados a criterios científicos y  sin que se vea afectada nuestra seguridad jurídica.

Obligar a una mujer a llevar a término un embarazo forzado, fruto del crimen de la violación sexual, es un acto de tortura, cruel, inhumano y degradante que afecta su dignidad humana, el derecho a la libertad, la autonomía y el libre desarrollo de la personalidad, derechos que están resguardados por nuestra Constitución.Conadis

Como médicos y médicas,  vivimos a diario el drama humano que significa para una familia cuando la salud o la vida de la embarazada están en juego. Frente a las salas de urgencias, frente al quirófano, evangélicas, católicas, creyentes y no creyentes, su petición más contundente es, Dr. sálvele la vida, garantícele la salud por encima de todo. Entonces nos preguntamos,  ¿y de dónde viene esta doble moral?. En el centro de salud nos piden que le salvemos la vida, pero en el Congreso y en los púlpitos piden 10 años de cárceles y 30, si es que la mujer no sobrevive. A esas ambigüedades es que el Presidente Medina pretende dar respuesta con esa Observación.

Señoras y señores legisladores, la penalización del aborto sin excepciones, se traduce en un grave problema de salud pública, porque lejos de contribuir a reducir la alarmante tasa de mortalidad materna que presenta el país, profundiza esta situación al obstaculizar la intervención oportuna y eficaz del personal de salud en esos casos extremos y evitar la muerte de más mujeres.

Esperamos que el Congreso Nacional base  su decisión en apego al Estado Social y Democrático de Derecho, garante de los derechos humanos de toda la ciudadanía y respetuoso de la libertad de cultos, de conciencia y de religión, lo que implica que la concepciones de una parte o sector de la sociedad no pueden constituirse en el referente para el ordenamiento jurídico del Estado.

Esperamos que se establezca un párrafo que especifique de manera clara y precisa que no será punible la interrupción del embarazo cuando sea practicada por personal médico especializado, en centros o establecimientos de salud, públicos o privados, cuando la vida de la madre corre peligro, cuando la madre ha sido víctima de violación  o incesto, o cuando el embrión o feto presente malformaciones  incompatibles con la vida.

El Colegio Médico y la Coalición por los Derechos y la Vida de las Mujeres nos mantendremos vigilantes y esperamos que el Congreso Nacional acoja de manera positiva la Observación Presidencial y decida a favor de la salud, la vida y los derechos de las mujeres en consonancia con nuestra Constitución, con los compromisos internacionales y en respeto a la voluntad ciudadana.

Santo Domingo, 10 de diciembre, 2014

                                  Por Junta Directiva nacional

Dr. Pedro Sing Ureña                                Dra. Concepción A. Sierra

    Presidente                                                   Secretaria general

Por la saludLista de organizaciones y representantes presentes.

1- Colegio Medico Dominicano (CMD)

Pedro Sing, presidente

Mery Fernández, Secretaria General Seccional D.N.

2- Confederación Nacional de Mujeres Campesinas (CONAMUCA)

Juana Mercedes

3- Consejo Nacional de Unidad Sindical (CNUS)

Eulogia Familia

4- Centro de Estudios de Género de INTEC (CEG-INTEC)

Lourdes Contreras, Coordinadora

5- Colectiva Mujer y Salud

Sergia Galván, Directora ejecutiva

6- Educación Espejo

Mary Cantisano

Tania Hernández

7- Foro Feminista

Alina Ramírez

8- Directora Ejecutiva del CIPAF

Magaly Pineda

9- Asociación de Trabajadoras del Hogar

10- Federación Nacional de Mujeres Trabajadoras

11- Colectivo LGTB

Con el auspicio de:

Copyright © 2014 Centro de Estudios de Género-INTEC
Av. Los Próceres. Urb. Gala. Apartado Postal 342-9. Santo Domingo, R.D. | Tel. (809) 567-9271 ext. 284. | genero@intec.edu.do
Diseño y desarrollo por aMartinez