SANTO DOMINGO.- Los roles y retos de la legislación que garantiza los derechos de las mujeres fueron analizados este martes por representantes los sectores salud, educación y justicia con legisladores/as y representantes de la sociedad civil, en un seminario convocado por el Centro de Estudios de Género de INTEC (CEG-INTEC) y la Comisión de Equidad de Género de la Cámara de Diputados.

Con la actividad, el CEG-INTEC busca propiciar un diálogo entre pares en procura de una legislación garante de los derechos de las mujeres, según destacó en la apertura la coordinadora general de la entidad.

“Por un lado mujeres y organizaciones demandantes de derechos, y por otro  lado, diputados y diputadas, en su responsabilidad legislativa, para garantizar el ejercicio de derechos o para fiscalizar a los otros poderes públicos, y además considerar los proyectos como el que crea el sistema integral de atención a la violencia y el de salud sexual y salud reproductiva, que nos convocan en estos momentos”.

En la actividad participó la diputada Magda Rodríguez, presidenta de la Comisión de Género de la Cámara de Diputados, quien favoreció la aprobación de la Ley Orgánica de Atención, Prevención y Sanción de la Violencia contra las Mujeres, que descansa en el Congreso.

También resaltó la necesidad de tipificar el feminicidio no íntimo como delito penal, elemento que no incluye la versión del Código Penal aprobado por en el Congreso.

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, las participantes en el seminario expresaron su desaprobación al Código Penal aprobado por la Cámara de Diputados y pendiente de promulgación u observación de parte del presidente Danilo Medina.

Las activistas feministas consideraron que no sólo los hombres agresores atentan contra los derechos de las mujeres, sino también el Estado con legislaciones como esta que penaliza el aborto en toda circunstancia, aún en estado de necesidad, como cuando peligra la vida de la madre.

La directora ejecutiva de Profamilia, Magaly Caram, sostuvo que entre los retos más importantes el país se destaca el de abandonar “el reducido y deshonroso grupo de países que prohíben penalmente todo tipo de interrupción del embarazo aún cuando sea producto de incesto, violación o cuando sea incompatible con la vida de la madre”.

“Una vez más se comprueba que la vida, la salud y los derechos de las mujeres no son prioridades” para la mayoría de los congresistas, concluyó, aunque reconociendo algunas excepciones.

Sergia Galván, coordinadora de la Colectiva Mujer y Salud, declaró que el pueblo dominicano eligió ser gobernado por un presidente de la República y por unos legisladores y no por un obispo.

En cambio, las modificaciones al Código Penal son el resultado del “conservadurismo, el chantaje político, la doble moral y la injerencia de los fundamentalismos eclesiales en las decisiones políticas.

Participaciones

Tras la apertura, a cargo de Lourdes Contreras, expusieron Magaly Caram y la diputada Magda Rodríguez, a quien le siguió la integrante de la Corte Constitucional de Ecuador Tatiana Ordeñana, quien instó al movimiento feminista a no desilucionarse sino, por el contrario, continuar la lucha.

Luego se celebró un panel en el que participaron Sergia Galván; Lilliam Fondeur, del Ministerio de Salud Pública; Desirée del Rosario, del CEG-INTEC y  Elsa Alcántra, coordinadora del Foro Feminista Abel Rodríguez.

En sus respectivos turnos Rodríguez analizó el papel que juegan los marcos jurídicos en la reorientación de las relaciones de género y Caram habló sobre “Los derechos sexuales, los derechos reproductivos y la atención a la violencia”.

Ya en el panel Lilliam Fondeur hizo referencia a las consecuencias en la vida de las mujeres del Código Penal recién aprobado y Sergia Garván, coordinadora de la Colectiva Mujer y Salud, se refirió a los cambios necesarios en la legislación para atender la salud sexual y reproductiva y en particular, lo relacionado con la demanda de despenalización del aborto cuando la vida de la mujer está en peligro.

Alcántara expuso sobre la necesidad de la educación sexual efectiva y universal en las escuelas y planteó el desafío que significan los niveles de deserción escolar, que afectan de forma mayoritaria a los varones. En cambio, Desirée del Rosario habló sobre las expectativas de la sociedad civil en torno a la atención a la violencia desde el sistema judicial.

El objetivo de esta actividad consistió en promover el intercambio de ideas entre instituciones gubernamentales, congresistas y representantes de sectores organizados de la sociedad civil; además, generar y socializar conocimientos útiles para sensibilizar y movilizar a actores sociales clave y a toda la ciudadanía en torno a acciones que garanticen los derechos de las mujeres.

Con el auspicio de:

Copyright © 2014 Centro de Estudios de Género-INTEC
Av. Los Próceres. Urb. Gala. Apartado Postal 342-9. Santo Domingo, R.D. | Tel. (809) 567-9271 ext. 284. | genero@intec.edu.do
Diseño y desarrollo por aMartinez