Mujeres al trabajo

La mujer está cada vez más integrada a la fuerza laboral en AL. Foto: Morguefile

SANTO DOMINGO.- La reducción de la violencia contra las mujeres en República Dominicana y en Latinoamérica debe incluir políticas para la igualdad económica, social y cultural, puesto que la falta de ingresos es uno de los principales factores de vulnerabilidad para la población femenina en la región, advirtió la Comisión Económica para América Latina (CEPAL).

La capacidad de las mujeres para decidir sobre sus propias vidas se relaciona con su capacidad de generar recursos y disponer de ellos con libertad, planteó el organismo en el informe 2014 del Observatorio de Igualdad de Género para América Latina, publicado en México.

Estos factores “tienen su correlato en la desigualdad de recursos en el ámbito privado y en la esfera pública, y están en directa relación con la desigual distribución del trabajo, especialmente el trabajo doméstico no remunerado”, concluye el documento.

Cita también como condiciones indispensables la oportunidad de decidir sobre su salud sexual y su salud reproductiva y ejercer plenamente su derecho a participar en las instancias de toma de decisiones.

“En otras palabras, como se señala en el Consenso de Quito, la igualdad es el resultado de una articulación virtuosa entre la independencia económica, los derechos reproductivos, una vida libre de violencia y la paridad en la política”, plantea el informe, disponible en http://www.cepal.org/publicaciones/xml/1/54131/ObservatoriInformeIgualdadGenero.pdf

Persiste el desbalance

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 35% de las mujeres en el mundo ha sufrido violencia física y o sexual de parte de sus parejas y exparejas y sexual por parte de otros hombres.

El organismo de la CEPAL recoge los datos de que en 2013, 88 mujeres resultaron asesinadas por sus parejas o exparejas en Colombia, 83 en Perú, 71 en República Dominicana, 46 en El Salvador, 40 en Chile, 25 en Uruguay, 20 en Paraguay y 17 en Guatemala.

Estos índices de agresión ocurren en momentos en que la mujer incrementa su participación en el mercado laboral, pero en persistente desbalance frente al hombre. En la actualidad, más de 100 millones de mujeres en América Latina, que representan alrededor del 50% de las mujeres en edad de trabajar, forman parte de la fuerza de trabajo. De ese total, 22.8 millones se incorporaron en los últimos 10 años al mercado laboral, lo que constituye una de las transformaciones sociales y económicas más importantes de las últimas décadas, resalta el observatorio.

“Sin embargo, el hecho de que solo cinco de cada diez mujeres en edad de trabajar participen en la fuerza de trabajo, frente a ocho de cada diez hombres, indica que aún queda mucho por hacer”, amplía del documento.

Estas conclusiones implican responsabilidades para los Estados. Según el organismo de la CEPAL, se plantea el desafío de evaluar si los programas de empoderamiento económico que se instalan en distintos países contribuyen o no a la eliminación de la violencia y sus causas a corto y largo plazo.

También sugiere atender las causas estructurales de la desigualdad, que es la que perpetúa la situación de violencia que enfrentan las mujeres

 

Con el auspicio de:

Copyright © 2014 Centro de Estudios de Género-INTEC
Av. Los Próceres. Urb. Gala. Apartado Postal 342-9. Santo Domingo, R.D. | Tel. (809) 567-9271 ext. 284. | genero@intec.edu.do
Diseño y desarrollo por aMartinez